10 cosas que debería saber sobre la energía minieólica


compra productos energia minieolica

¿Cansados de pagar excesivas tarifas eléctricas a las compañías? ¿Abrumados por la gran contaminación en la que vivimos? Ahora es posible reducir nuestro consumo de energía eléctrica y ahorrar unos euros a final de mes. ¡El viento nos viene de cara! La energía minieólica nos permite ahorrar y a la par contribuir con el medio ambiente.

La energía minieólica aún es vista por muchos como una utopía o una instalación pesada y costosa, pero lo que no sabemos es que realmente aporta una gran cantidad de beneficios al ecosistema, contribuye a llevar la corriente eléctrica a aquellos lugares donde no llegan los servicios de las compañías y sobre todo, nos permite economizar gastos. Quizás sea la energía del futuro y la energía ideal para tantas y tantas familias o personas que viven solas, que no necesitan gastar tanta electricidad. En los años treinta nacía en EEUU, ya que se fabricaban aerogeneradores que se instalaban en lugares donde estos pequeños aparatos eran la única fuente de electricidad, como granjas y ranchos. En los años cuarenta llegarían a las zonas rurales, pero no sería hasta los años setenta cuando, ante la crisis incipiente del petróleo, llegaría a abrirse paso en el continente europeo.

La energía minieólica permite el aprovechamiento de los recursos eólicos mediante el uso de aerogeneradores de potencia menor a 100 Kw. ¿Qué debemos saber de ella?

  1. Para usarla debemos saber si contamos con recursos eólicos suficientes. Es importante conocer si el viento de nuestra localidad es lo suficientemente potente como para generar electricidad a través de un aerogenerador. Ahora incluso es más sencillo, ya que existe un Atlas Eólico en España para informarnos sobre ello. Una instalación es viable a partir de los 4-5 m/s de velocidad del viento media.
  2. Hay varios tipos de aerogeneradores. Los de eje horizontal son los más frecuentes, eficientes y económicos, aunque son muy sensibles ante los vientos débiles, racheados o de cambios constantes de dirección. Por ello necesitarán de una veleta para orientarse frente al viento. Por su parte, los de eje vertical se adaptan a cualquier dirección eólica, son más silenciosos y vibran menos, aunque su rendimiento es peor y su coste es mayor.
  3. ¿Cómo debe ser la torre que soporte al aerogenerador? Si colocamos nuestro aerogenerador muy alto, nos supondrá un mayor coste, mientras que al situarlo muy bajo el rendimiento será menor. Por todo ello la altura recomendable, sin obstáculos, es de 10 metros.
  4. ¿Y la potencia? Para producir una energía minieólica ideal, en uso doméstico, la potencia deberá oscilar en torno a 4kW en una vivienda pequeña y en 10kW en una casa de urbanización o zona rural. Para empresas, industrias o grandes edificios las cifras aumentarán considerablemente. La distribución de la frecuencia del viento marcará si alcanzamos o no nuestros propósitos energéticos.
  5. Los trámites requeridos para legalizar una instalación minieólica serán sencillos, ya que bastará con cumplir la ordenanza municipal de la localidad. Si se trata de una instalación conectada directamente a la red, se optimizará su aprovechamiento.
  6. Su instalación es realmente sencilla, aunque en caso necesario, siempre podremos recurrir a instaladores especializados. Se transporta y se instala fácilmente, y además cuenta con un coste de mantenimiento bastante bajo.
  7. Es compatible con otros modelos de energía renovable. Nuestro hogar podrá combinar estos aerogeneradores con placas fotovoltaicas que contribuyan a la producción de energía para el autoconsumo.
  8. Su impacto medioambiental es casi inexistente. Es su carta de presentación. Su pequeño tamaño e integración en espacios urbanos y el aprovechamiento del aire como energía, evitando así la emisión de CO2, harán de la energía minieólica una fuente energética responsable y respetuosa con el medio ambiente.
  9. Es una industria en pleno apogeo. Actualmente la mayoría de los fabricantes son pequeñas y medianas empresas ubicadas en países como China, Alemania, Reino Unido, Canadá y Estados Unidos. Si esta industria se ve respaldada y se posiciona como rentable a nivel nacional, muchos empresarios apostarán por invertir en ella creando sedes en nuestro país, y generando con ello puestos de trabajo.
  10. Es la energía del futuro. Se abre hueco en cualquier espacio. Es posible instalar aerogeneradores en el mar, donde el viento es más fuerte, más constante y el impacto social es menor, aunque aumentan los costes de instalación y mantenimiento.

Hoy han conocido una alternativa real, segura, económica, eficiente, sencilla y rentable para acabar con los grandes gastos que supone una instalación eléctrica. De nosotros depende que la energía minieólica deje de ser en España un proyecto a largo plazo y se convierta en una realidad al igual que ya sucede en otros países de Europa.

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)