Ban Ki-moon solicita a los líderes internacionales mayor inversión en energías renovables


Ben-KiMoon.jpg25_0_0Ban recordó que 2008 fue el primer año en el que la inversión en energías renovables fue mayor que la de las tecnologías de combustibles fósiles, pero pidió la expansión de las energías limpias porque “la economía verde es el futuro”.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el presidente de la Asamblea General, Miguel D’Escoto, pidieron hoy a los líderes internacionales que inviertan en energías renovables y en nuevas tecnologías que aumenten la eficiencia energética.

Ban recordó que 2008 fue el primer año en el que la inversión en energías renovables fue mayor que la de las tecnologías de combustibles fósiles, pero pidió la expansión de las energías limpias porque “la economía verde es el futuro”.

En 2007, la inversión mundial en energías sostenibles superó los 148.000 millones de dólares, lo que supuso un incremento del 60% con respecto a 2006, pero este tipo de energías suponen tan solo un 5% de las fuentes de energía mundial.

Enmarcado en el diálogo sobre este asuntos celebrado por la Asamblea General, el discurso de Ban instó a la comunidad internacional a ver “el mundo de oportunidades” que genera el cambio climático.

El Secretario General de la ONU además confió en que el nuevo acuerdo de Copenhague, que sustituirá al Protocolo de Kyoto como herramienta de lucha contra el calentamiento global, será un “impulso decisivo”.

“Nos encontramos en una encrucijada, una dirección lleva al abismo y la otra a la sostenibilidad y a un mundo más estable y próspero: La elección debe estar clara”, expresó Ban.

D’Escoto, por su parte, también quiso destacar las señales positivas que se están produciendo en el sector energético. “Las perspectivas de futuro para las energías renovables nunca han estado mejor, incluso ahora que estamos viviendo una crisis económica”, afirmó.

Los consumidores y las empresas podrían ahorrarse más de 600.000 millones de dólares al año para 2020 si empiezan a utilizar adecuadamente las energías existentes y la inversión en mejor eficiencia energética podría llegar a los 90.000 millones de dólares anuales.

El Presidente de la Asamblea General recalcó la importancia de invertir en nuevas tecnologías que hagan más eficientes las energías renovables ya existentes pero, para ello, los “Gobiernos y el sector público deben apoyar las metas de las energías renovables y el sector privado debe proporcionar también iniciativas”.

Aunque las perspectivas de futuro parecen favorables, D’Escoto recordó que la situación actual es “insostenible”.

El cambio climático está “amenazando a la humanidad y ha puesto a la Tierra en peligro porque nosotros, especialmente en el hemisferio norte, basamos nuestras economías en combustibles ineficientes y contaminantes”, añadió.

D’Escoto recalcó la gran distancia en consumo energético que hay entre el mundo desarrollado y los países en vías de desarrollo porque mientras que en el norte “se utiliza demasiada energía, la mayor parte del mundo no tiene acceso suficiente a ella”.

A no ser que haya cambios fundamentales, el consumo mundial de energía aumentará un 40% para 2030, por lo que D’Escoto confió en el próximo acuerdo de Copenhague para que se presente una “nueva generación de iniciativas financieras”.

Fuente: Ecoticias.com

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)