Desciende el número de clientes conectados al suministro eléctrico por primera vez en la historia

menos_cliente_luzAsí se desprende del último informe de la Comisión de Energía (CNE), el órgano regulador del sector. El documento (informe de supervisión) se ha hecho público en su página web en los últimos días. Recopila datos hasta septiembre de 2009. Ese mes, España tenía activos 27.016.273 puntos de suministro eléctricos, 73.712 menos que en junio. Lo importante de la caída no es tanto el volumen (de por sí significativo), sino que marca un punto de inflexión en la historia reciente de la electricidad española. El país ha estado habituado durante décadas a crecimientos continuos en enganches a la red, especialmente en el momento más álgido del último boom económico. Gracias al desarrollo de nuevas viviendas y la mayor actividad empresarial, se llegaban a producir miles de nuevos contratos cada mes. En 2006 y 2007, hubo más de 600.000 nuevos enganches cada año. Fue una media de 50.000 al mes. En 2008, ese vertiginoso crecimiento empezó a ralentizarse, con medio millón de contratos nuevos. En 2009, se enfrió aún más. En el primer trimestre del pasado año hubo 48.000 enganches, menos de los que se producían en un solo mes dos años antes. En el segundo trimestre de 2009, con la crisis arreciando, la velocidad bajó a 30.000 nuevas conexiones. Finalmente, del frenazo se ha pasado a la marcha atrás, con un descenso neto en el número de contratos. Hay varias razones que explican el retroceso, según los expertos. La crisis inmobiliaria, que ha reducido la construcción de viviendas (principal locomotora de los nuevos contratos de luz), explica el enfriamiento en el crecimiento de enganches. La crisis económica que ha seguido a la inmobiliaria se ha llevado por delante cientos de empresas y explica parte de la reducción del volumen neto de contratos. Ya en el primer trimestre de 2009 se empezaron a producir miles de cancelaciones de puntos de suministro en el segmento de pymes. Otra razón es el efecto perverso que ha tenido la liberalización eléctrica que se produjo el 1 de julio de 2009. La propia CNE alude a este fenómeno. Desde esa fecha, todo aquél que tuviera un contrato de más de 10 kilovatios debía abandonar la tarifa regulada y suscribir un nuevo contrato en condiciones de mercado. Las ofertas del libre mercado no han abundado. En muchos casos incluso se paga más. La CNE señala como posible causa de la reducción de enganches eléctricos el hecho de que algunos puntos de suministro, que tenían un bajo consumo, “se han dado de baja ante la obligación de ser suministrados por un comercializador libre”. Antes podía ocurrir que esos contratos, aunque estuvieran inactivos, no se cancelaban para poderlos usar en cualquier momento. Las estadísticas de la CNE son las más actualizadas del mercado eléctrico, un sector en el que, por extraño que parezca, hay ciertas discrepancias en cuanto al recuento exacto de contratos de luz. Unesa, que agrupa a las grandes eléctricas.

Fuente: Expasión

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *