Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España


El sector de las energías renovables debe ser uno de los pilares sobre el que asentar el cambio de modelo productivo de nuestro país, tal y como se desprende de los datos arrojados por el “Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España en 2009”, elaborado por la consultora Deloitte para la Asociación de Productores de Energías Renovables-APPA.

El estudio ha sido presentado por José María González Vélez, presidente de APPA, y por Jesús Navarro y Enrique Doheijo, de Deloitte, a más de trescientos representantes de los diferentes sectores de la economía española. El Estudio presentado evalúa la influencia de las energías renovables en la economía española en términos económicos, sociales y de aseguramiento energético, con datos actualizados hasta 2009.

El año 2009 estuvo caracterizado por el impacto de la crisis económica a nivel mundial. Este hecho condicionó la evolución económica de España que, durante ese año, retrocedió un 3, 6%, experimentando un crecimiento negativo. El sector energético nacional sufrió también una contracción. Las energías renovables, en cambio, crecieron un 28, 1% durante 2009, siendo uno de los pocos sectores que tuvieron un crecimiento positivo. Esta evolución confirma la tendencia creciente de las energías renovables que han experimentado un fuerte desarrollo no sólo a nivel nacional sino también en el resto del mundo.

La contribución de las energías renovables al PIB nacional ascendió a 8.525 millones de euros, que se desglosan en 6.170 millones de contribución directa y 2.355 millones de contribución indirecta, producidos por “efecto arrastre” en otras áreas de actividad como producción de maquinaria, industria química o fabricación de material eléctrico. Si bien la contribución de las distintas tecnologías es heterogénea, el conjunto de las energías renovables realiza una aportación al PIB nacional sensiblemente superior a sectores más tradicionales como la pesca, el maderero o la elaboración de calzado.

La incertidumbre regulatoria acaba con 20.000 empleos.- A pesar del crecimiento experimentado durante el año 2009, se destruyeron más de 20.000 empleos en el sector de las energías renovables, volviendo a los niveles de empleo de 2007. La tecnología que más sufrió a nivel laboral (más de 15.000 empleos) fue la solar fotovoltaica debido a la paralización en la que fue sumida tras el Real Decreto 1578/2008. La grave incertidumbre regulatoria a la que se enfrenta el sector – cinco Reales Decretos en tan solo cuatro años – ha dificultado, más si cabe, las opciones de financiación de los nuevos proyectos. A pesar del descenso experimentado durante 2009, el Estudio señala la gran capacidad del sector para la generación de empleo: las energías renovables generan el triple de puestos de trabajo, por unidad de PIB, que la media del sector energético.

Presencia en el extranjero y exportaciones

El sector de las energías renovables posee una fuerte presencia internacional debido al alto grado de competitividad de las empresas nacionales y al fuerte desarrollo de las energías limpias a nivel mundial. Al menos 118 empresas españolas cuentan con presencia destacada en el extranjero. Los activos nacionales en otros mercados superan los 29.000 millones de euros. Las empresas españolas ocupan posiciones de liderazgo a nivel mundial. Incluso en países como Estados Unidos o el Reino Unido, nuestras compañías se sitúan entre los principales promotores de energías renovables. A lo largo de 2009 se exportaron productos y servicios por valor de más de 3.024 millones de euros, superando en 721 millones a las importaciones realizadas. Si a estos datos se añaden las importaciones de combustibles fósiles evitadas se observa que las energías renovables contribuyen a mejorar sustancialmente la balanza de pagos española.

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)