La funcionalidad, variedad y clasificación de los fusibles


La funcionalidad de los fusibles

Dentro de nuestro deseo porque conozcas más nuestros productos y seas capaz de solventar cualquier problema eléctrico de tu hogar, queremos explicarte el valor de los fusibles a la hora de evitar posibles corto circuitos. A pesar de su reducido tamaño, cuentan con un complejo mecanismo. ¡Presta mucha atención!

Aunque no seamos conscientes, cada detalle de nuestro hogar está medido para garantizar nuestra seguridad. En un pequeño dispositivo reside la misión de permitir el paso constante de la corriente eléctrica hasta un valor máximo determinado. Los fusibles se encargarán de cortar la corriente eléctrica con tal de prevenir que nuestros dispositivos eléctricos pudiesen quemarse o estropearse. De no existir este mecanismo nuestro sistema eléctrico comenzaría a presentar deficiencias notables y acabaría recalentándose, con el riesgo de padecer un incendio.

La ubicación del fusible suele estar normalmente entre la fuente de alimentación y el circuito a alimentar, aunque en equipos eléctricos el fusible estará colocado en su interior. ¿Cuál es su composición? Una lámina o hilo metálico, capaz de fundirse con el calor producido por el paso de la corriente.

Normalmente tendemos a sustituir los fusibles sin saber realmente por qué estos se han quemado y sin conocer los picos de corriente que son capaces de tolerar. Al igual que los aparatos eléctricos que requieren de una gran cantidad de corriente eléctrica en su encendido, los motores eléctricos en su arranque consumen una cantidad de corriente mucho mayor a la que consumen durante su funcionamiento. Por todo ello, existe una tipología de fusibles especiales que permite el paso de una corriente eléctrica superior a la corriente normal durante un breve período de tiempo. No obstante, si esta operación se mantuviese en el tiempo el fusible se acabaría quemando y sería necesario sustituirlo por otro de iguales características.

En el mercado podemos encontrar una amplia variedad de fusibles, en función de nuestras necesidades. Según su diseño:

  • Fusible desnudo: Conformado por un hilo metálico, normalmente de plomo.

  • Fusible de tapón enroscable: Pieza cilíndrica de porcelana sobre la que se coloca una camisa roscada. El fusible será colocado internamente y fijado mediante tornillos.

 

  • Fusible de cartucho: Una base de material aislante sobre la que se colocan soportes metálicos para introducir a presión el cartucho.

  • Fusible encapsulado de vidrio: Común en equipos electrónicos.

 

Otra clasificación de los fusibles sería a raíz de su operación:

  • Fusible clase G: Su máxima de tensión de operación es de 300V. No son recambiables.

  • Fusible clase H: Pueden ser recambiables o no, con capacidades de interrupción de 10KA. Su voltaje de operación oscila entre los 250 y los 600V-AC.

 

  • Fusible clase J: Aunque no son recambiables, soportan niveles de tensión de 600V-AC. Pueden operar con retardo de tiempo. Su diseño está pensado para ser atornillados a barras colectoras o fijados a portafusibles.

  • Fusible clase K: Limitadores de corriente no recambiables con capacidades de interrupción de 100 a 200KA y una tensión de 600V-AC.

 

  • Fusible clase L: Para niveles de tensión de 600V-AC. Están diseñados para ser atornillados a barras colectoras.

  • Fusible clase R: No son recambiables y pueden operar con retardo de tiempo. Su tensión nominal oscila entre los 250 y los 600V-AC.

 

  • Fusible clase CC: De baja potencia, pequeños y no recambiables son ideales para intensidades nominales de hasta 30 V-AC. Están diseñados para fijarse en portafusibles.

Lo ideal será siempre recurrir a una empresa profesional del sector que nos asesorase y nos ofreciese los mejores fusibles, y aquí Techno Sun no tiene rival. La salud eléctrica y la iluminación de nuestra casa están en juego.

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)