Los Ayuntamientos podrán obtener subvenciones por incrementar el uso de las energías renovables


logo_boePublicada la Orden CIN/2502/2010, de 17 de septiembre, por la que se crea la distinción “Ciudad de la Ciencia y la Innovación”, por la que se establecen sus bases y se realiza la convocatoria, correspondiente al año 2010.
Durante siglos la localización geográfica de las ciudades influyó decisivamente en su nivel de riqueza, desarrollo y conocimiento (genius loci). Es en las últimas décadas del siglo XX, marcadas por cambios vertiginosos en las tecnologías de la información y comunicación, cuando su localización dejó de ser un elemento determinante para el conocimiento de las comunidades.
Cada vez más políticos, economistas, investigadores, urbanistas y científicos coinciden en que las ciudades del conocimiento lo son como consecuencia de un proceso de planificación y gestión derivado de una apuesta firme por potenciar el capital de conocimiento y las infraestructuras que lo sustentan.
El Ministerio de Ciencia e Innovación está convencido del importante papel que desempeñan las entidades locales en la consecución de una sociedad innovadora por su cercanía a los ciudadanos, empresas e instituciones, por lo que se propone encontrar espacios de gestión compartida y movilizar a los ayuntamientos como agentes integrantes de la Estrategia Estatal de Innovación.
Con este objetivo el Ministerio de Ciencia e Innovación crea la distinción «Ciudad de la Ciencia y la Innovación», cuya finalidad es reconocer a las ciudades líderes en la creación de ventajas competitivas gracias a la conjunción del capital intelectual y de conocimiento de sus recursos humanos y de avanzadas infraestructuras innovadoras científicas, tecnológicas y sociales. Todas aquellas que consigan este reconocimiento formarán parte de una Red que potencie la colaboración y la realización de proyectos compartidos.
El Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local, gestionado por el Ministerio de Política Territorial, constituye una oportunidad para aproximar el conocimiento al territorio y para que los ayuntamientos se conviertan en agentes de desarrollo de una economía innovadora y sostenible. Con el objetivo de que los ayuntamientos participen y jueguen su papel en este cambio de modelo económico a través de la innovación, el Ministerio de Ciencia e Innovación concederá la distinción «Ciudad de la Ciencia y la Innovación», en su primera convocatoria de 2010, a los que hayan demostrado un mayor compromiso en proyectos innovadores con cargo, fundamentalmente, al citado Fondo.
Dicha distinción tiene vocación de perdurabilidad en el tiempo, como característica esencial para la consecución del objetivo que tiene planteado, que es reconocer aquellos ayuntamientos que, con independencia de su población, están realizando un importante esfuerzo para potenciar el conocimiento y las infraestructuras innovadoras científicas, tecnológicas y sociales, propiciando el cambio de modelo económico que se quiere realizar en nuestro país.
Se trata en definitiva de dar el prestigio a los ayuntamientos que, en el año 2010 y dentro del marco del Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local 2010, hayan apostado decididamente por inversiones en infraestructuras que apoyen la sostenibilidad económica y mejoren nuestro patrón de crecimiento basado en el conocimiento y la innovación.
Todos los ayuntamientos que reciban la distinción como Ciudades de la Ciencia y la Innovación se integrarán en la mencionada Red que potenciará la relación entre ellas y la realización de proyectos de colaboración, disfrutando del máximo reconocimiento por parte de la Administración General del Estado.

Procede ahora, crear la distinción «Ciudad de la Ciencia y la Innovación», y realizar la convocatoria de la misma para el año 2010.

Artículo 7. Proyectos de innovación.

A los efectos de lo dispuesto en esta orden, se entiende por proyectos de innovación los siguientes:

d) Los destinados a mejorar la economía verde, entendida como patrón de crecimiento que respete la sostenibilidad ambiental, uso racional de los recursos naturales, eficiencia energética e incremento del uso de las energías renovables tanto en el patrimonio municipal, especialmente los edificios, como en los servicios públicos prestados por el ayuntamiento, con especial atención al transporte colectivo innovador y a nuevas formas de movilidad.

Orden CIN/2502/2010 enlace permanente

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)