Reciclando aceite usado a Biodiesel

biodieselMenú de la jornada: huevo frito con patatas y con el aceite usado elaboramos unos litros de biodiésel en nuestra propia casa. Lo que hace unos años podía sonar a ciencia ficción hoy es una realidad al alcance de muchos. El interés por el biodiésel como combustible es creciente y tanto su producción, uso como investigación tiene detrás en Málaga a un nutrido grupo de profesionales, relacionados de una u otra forma con este combustible alternativo que se puede usar en los coches diésel.

José Luis Carrasco del Moral, técnico en automatismo industrial, y su hijo Adrián Carrasco, técnico en laboratorio y con estudios en Química, son los promotores de Biocarr, una empresa de reciente creación que ha diseñado una microplanta de producción casera de biodiésel. Se trata de una iniciativa pionera en España destinada principalmente a Pymes con una pequeña flota de vehículos y a particulares concienciados con el medio ambiente. «Existen máquinas para la producción de biodiésel casero, pero en España son importadas de otros países, principalmente de Holanda», comenta José Luis Carrasco. Esto hasta el momento, porque ahora ya se pueden adquirir en Málaga.

Biocarr comercializa microplantas para producir de 50 a 90 litros de biodiésel (con un coste de 8.000 euros) y otra más pequeña con capacidad para generar 30 litros (2.000 euros), aunque la empresa ya trabaja en una máquina de 12 litros para particulares con un solo coche que precisan de menor cantidad de combustible.

La microplanta es muy fácil de utilizar, «tanto como programar una lavadora o un lavavajillas», asegura José Luis Carrasco. Cuenta con una pantalla LCD donde se indican los pasos a seguir y los procesos que se están efectuando en cada momento. En una hora, el biodiésel está listo para llenar el tanque del coche. ¿Y qué hace falta? Aceite vegetal nuevo o doméstico reciclado y una serie de productos químicos que se incluyen en un’kit’ junto a todos los elementos necesarios para su uso.

Málaga consume al año unas 5.000 toneladas de aceite, de las que sólo se tratan posteriormente unas 1.100. El resto acaba tirándose por el fregadero convirtiéndose en elemento contaminante. «El biodiésel no afecta al motor, el rendimiento es igual; no daña el medio ambiente y sólo resta entre un dos y un tres por ciento de potencia al coche», apunta el propietario de Biocarr

Share this post

Comment (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *